NOBU HOTEL BARCELONA

Ciudad y hotel se funden en un diálogo donde manda el movimiento.

Todo es puro diseño en este espectacular hotel donde cada paso es una experiencia única. Rockwell Group se ha encargado de este proyecto que logra que el hotel Nobu se convierta en una parte de la Ciudad Condal.

Por Gala Mora

En una transitada calle de Barcelona y frente a una plaza, el desafío era que este antiguo edificio de oficinas no pasara desapercibido y se fundiera con la idiosincrasia de la ciudad. Así que el estudio Rockwell Group decidió empezar por el principio, o sea, por la puerta, y hacer del hotel Nobu, una parte de la ciudad condal.

Puerta de entrada del hotel

“Si bien nuestro objetivo era solo el interior, decidimos diseñar la puerta en el exterior junto a una estrategia de paisajismo que presenta a los huéspedes el hotel antes de que ingresen, creando una declaración audaz a nivel de la calle y protegiendo el interior del tráfico y el plaza”. Así de contundente describe el estudio el proyecto. “El hotel requería la renovación de un edificio que era una oficina. Había alturas muy bajas de suelo a techo en los espacios públicos, lo que nos llevó a hacer del vestíbulo un espacio de doble altura e introducir una gran escalera para agregar una gran escala al ambiente”.

Recepción del hotel

Grandes espacios

Ya desde el vestíbulo se percibe la monumentalidad que se ha intentado transmitir a todo el interior. La entrada es tranquila, mediando el límite entre el hotel y la calle con un jardín de altos árboles de bambú detrás de un muro “inspirado en la tierra apisonada”. Las puertas están alrededor del vestíbulo de entrada en forma de pantalla tejida de color naranja brillante, que continúa adentro para crear porosidad entre el exterior y el interior. El vestíbulo de doble altura presenta piedra caliza texturizada y madera. Una gran obra de arte detrás la recepción presenta una pincelada dramática, una piedra de toque de Nobu.

Lobby con la escalera forrada de madera

Llama la atención una gran escalera que conecta todas las áreas públicas (salón de baile, salas de reuniones, vestíbulo) y se ve acentuada por una gran obra de arte suspendida en el hueco de la escalera, generando un sutil movimiento entre todos los elementos. El monumental bar del vestíbulo, de piedra en bruto, está revestido de madera pálida cuadriculada con carpintería sencilla y una piedra agrietada con relleno de oro cubre las caras de las columnas centrales. El salón, por su parte, tiene un marco de madera cuadriculado similar al del bar, pero teñido de azul índigo.

Vista del bar del vestíbulo

Detalles en bronce

Las habitaciones, con grandes ventanales, conectan con el exterior de manera natural, y acercarse a ellas por los pasillos es toda una experiencia, pues presentan un degradado vibrante y saturado de revestimiento de paredes de verde a azul que no deja indiferente. Una gran pincelada continua sobre la alfombra guía a los huéspedes a sus habitaciones. Ya en el interior, una pared de carpintería con marco geométrico de bronce contiene un armario, TV, bar y escritorio. Los detalles en bronce también definen el área de la cama, que tiene un cabecero y un pie de madera y cuero. Una obra de arte de yeso personalizada cuelga sobre la cabecera en un patrón de “swoosh” característico de Nobu. Los baños tienen lujosas losas de piedra y travertino con detalles de incrustaciones de bronce y duchas con paneles de vidrio sin marco.

Cabecero con detalles en bronce

Las suites tienen sofás que se asientan sobre pedestales y carpintería en colores lacados saturados, con una sensación general más melancólica que las habitaciones. La suite presidencial tiene un delicado hogar de té japonés escultural central hecho de piedra tallada en bruto. Los baños, en este caso, cuentan con losa de piedra y madera de cedro, e incluyen una tina tradicional japonesa separada del área de la ducha por mamparas de azulejos de cerámica.

Baño de inspiración japonesa

Con vistas

Como no podía ser de otra forma, el restaurante Nobu se encuentra en lo alto del edificio con vistas de 360 ​​grados de la capital catalana. Un techo inspirado en kintsugi tiene paneles de nogal de borde vivo suspendidos con “grietas” doradas en el medio. Un techo de cerámica azul agrietado sobre la barra de ónix retroiluminada complementa las columnas revestidas con esculturas inspiradas en kintsugi de cerámica azul y blanca. El bar de sushi tiene una pared con rocas de río.

Restaurante Nobu

También con vistas, pero de otra índole, cuenta algunas salas de reuniones, esta vez al lobby del hotel, para crear una sensación de conexión. Los gabinetes de madera y las paredes decorativas con paneles lacados, se combinan con paneles deslizantes de madera para conectar o separar habitaciones. Una alfombra con un patrón de pinceladas trepa por las paredes y las puertas del salón de baile, creando una experiencia inmersiva.

Vista de una de las salas de reuniones

Maderas, dorados y un punto naranja

Otra de las joyas del hotel es el spa. Inspirado en una casa de baños urbana japonesa, sus paredes están revestidas con mosaicos blancos. Una pared de azulejos agrietados contrasta con el mármol liso en todas partes, mientras que el gimnasio tiene paredes de listones de madera de color naranja brillante para dividir el espacio.

Interior del ascensor

A su vez, los ascensores están revestidos con tejas tridimensionales de nogal y oro. Hay paneles inspirados en tierra apisonada en los vestíbulos de los ascensores y en el centro del restaurante, siguiendo el estilo de la entrada. Todo es puro diseño en este hotel donde cada paso, es una experiencia única.

También te puede interesar

Menú