LAS CHICAS, LOS CHICOS Y LOS MANIQUÍS

Ubicación: Madrid

Fecha de ejecución: 2017

Fotografía: Adrià Goula

Cliente: HI Partners, Hoteles Axel

Marcas participantes

Equipamiento barras: 4Retail,

Sillas: Ondarreta,

Iluminación: Diseño de El Equipo Creativo.  CA2L, El Corte Inglés, tiras de LED de Lluria

Elementos de atrezzo: diseñados especialmente por El Gallinero, fabricados por El Taller de Piñero.

Las Chicas, Los Chicos y los Maniquís Restaurante es una de las ofertas Food & Beverage del Hotel Axel Madrid. El objetivo principal del diseño era crear una atmósfera de libertad y diversión con un punto “disruptor” y que invitara a todo tipo de público a entrar en las zonas comunes del hotel para disfrutar de su oferta gastronómica. El diseño del Hotel Axel en la calle Atocha de Madrid superpone una serie de referencias históricas formando un tándem complejo y explosivo. Uno de los puntos de partida, es la situación privilegiada en pleno Barrio de las Letras madrileño, hoy epicentro del ambiente más cosmopolita de la ciudad. Otro punto de partida es el palacete del siglo XIX en el que se sitúa el Hotel. Finalmente, juega un papel importante el Madrid más tradicional y popular y algunos de sus elementos visuales más reconocibles.
Para conseguir esta atmósfera, la estrategia de diseño más importante es el uso del color, elemento que nos acompaña a través de todos los espacios del hotel, y el cual se aplica con un carácter y materialidad diferente en cada zona. El antiguo pasaje de caballerizas del edificio, hoy pasaje de entrada al Hotel, divide en dos salas la parte más pública del restaurante. Los dos espacios se diseñan bajo un mismo concepto, de ambiente desenfadado, marcado carácter colorista y con grandes elementos gráficos de color, con referencias a la Movida madrileña y el universo visual Almodovariano. “Las Chicas, Los Chicos y Los Maniquíes”, nombre del restaurante, fue precisamente una de las canciones que acompañó la Movida Madrileña, cuyo estribillo es a día de hoy parte de nuestra cultura popular.
En la parte interior del Hotel, el restaurante dispone de tres pequeñas salas comedor comunicadas entre sí, donde una vez más el color es el protagonista indiscutible. Cada sala consigue su propia persTanto sus paredes textiles como su propuesta cromática busca referenciar a las estancias nobles de los palacetes decimonónicos.

Menú