fbpx

PALAU FUGIT

Un proyecto en el que la conexión entre historia y modernidad se revela en cada detalle

De palacio del siglo XVIII a exclusivo alojamiento con historia, en el que el estudio El Equipo Creativo entrelaza pasado y presente.

El antiguo Barri Vell de Girona alberga un tesoro arquitectónico, el Palau Fugit, que ha experimentado una metamorfosis única a manos del estudio barcelonés.

Por Gala Mora

Palau Fugit, un hotel que ha emergido de las cenizas de un palacio del siglo XVIII, se presenta como una joya donde la historia se fusiona con la visión contemporánea, creando un destino encantador que cautiva los sentidos desde el primer momento.

Patio abovedado del Palauet

Un juego de contrastes y colores

Para el diseño interior, El Equipo Creativo se inspiró en las ‘dos Gironas’ para dar vida a Palau Fugit. Por un lado las fachadas de piedra desgastada y los callejones escondidos del propio Barri Vell, y por otro la luminosidad y los colores vibrantes que bañan las casas a lo largo del río Onyar. Por su parte, el estudio de arquitectura Isern Associats, buscó preservar al máximo la integridad de todos los elementos distintivos del edificio.

Entrada al hotel y vista monumental desde el patio

Este juego de contrastes y colores se entrelaza en cada rincón del hotel, realzado con arte contemporáneo y objetos artesanales que crean un ambiente mágico que invita a la exploración y al disfrute. La visión de El Equipo Creativo trasciende la mera renovación arquitectónica; es una narrativa visual que invoca la riqueza cultural de Girona.

Una narrativa que complementa a la perfección la reforma arquitectónica realizada por Isern Associats, y que en la adaptación para uso hotelero eliminó las modificaciones que se habían agregado al edificio con el transcurso del tiempo, normalizando y consolidando las vías de circulación.

Zona de comedor del restaurante

Dos zonas bien diferenciadas

El Palau Fugit se divide a su vez también en dos zonas diferenciadas. La primera, el Palauet original, resuena con la historia a través de su patio abovedado, rebautizado como ‘La Placeta’. Este espacio se convierte en el epicentro, albergando la recepción, el restaurante y el bar de cócteles, junto con un spa oculto. La conexión entre estos elementos se logra a través de una escalera que se convierte en una suerte de travesía hacia el descubrimiento.

Patio interior con la Font de les Garotes de Frederic Amat

La segunda ala, conocida como el Pavelló, adopta una estética moderna y racional, conectada a través de una terraza que se erige como el corazón latente del hotel. En este espacio, una pequeña piscina, exuberantes helechos y la escultura central ‘Font de Garotes’ de Frederic Amat, localmente reconocido, crean un oasis sereno que actúa como un puente natural entre las dos alas.

El diseño en las habitaciones reimagina de manera contemporánea el estilo de fin de siglo

Reimaginación contemporánea

El diseño de las habitaciones, tanto en El Palauet como en El Pavelló, son testimonios de la visión única de El Equipo Creativo. En El Palauet, la reimaginación contemporánea de la decoración suntuosa del fin de siglo busca infundir una presencia ‘femenina’. Artesanía cuidadosa en detalles, selección meticulosa de materiales y texturas, y una curaduría de obras de artistas locales crean un escenario visualmente impactante.

Piezas de terracota hechas a mano y azulejos artesanales

En contraste, en El Pavelló, la paleta toma un giro mediterráneo. Terracotas, cerámicas locales y madera dan vida a las habitaciones, realzadas por la luz natural que fluye desde el acceso al patio. Piezas de terracota hechas a mano y azulejos evocan los talleres artesanales de la Costa Brava, creando un ambiente que respira elegancia atemporal.

Puerta de piedra original que da paso de la biblioteca al restaurante

Las zonas comunes, cuidadas al detalle

Para las zonas comunes el estudio tampoco ha escatimado ideas. Así, Casa Heras, el restaurante del hotel, es una oda a los espacios públicos originales, adaptados a la comodidad moderna. Murales caprichosos, objetos de arte moderno y detalles de alta calidad llenan el comedor, mientras que la Biblioteca se erige como un espacio distinguido para banquetes privados.

Vista del bar de cócteles, Gipsy Bar

La Placeta, diseñada para ser un tanto disruptiva, se convierte en un espacio para encuentros sociales, donde sillones de colores vivos y mesas llenas de personalidad invitan a charlas animadas. En el fondo, el Gipsy Bar ofrece un rincón para cócteles e intimidad, rodeado por vestigios de las antiguas murallas del palacio.

La recepción con la mesa azul Klein y vista de un espacio de descanso

Al explorar Palau Fugit, la conexión entre historia y modernidad se revela en cada detalle. La sala de recepción, donde los huéspedes hacen el check-in, se convierte en el preludio de una experiencia única. Una mesa azul Klein diseñada especialmente para el espacio, coronada por una vistosa lámpara colgante dorada, establece el tono del equilibrio entre historia y modernidad que caracteriza al hotel.

También te puede interesar

Menú